Plan de SIU Multicultural

SIU Multicultural Programa

El programa Multicultural está más enofcado hacia los idiomas, motivo por el que las clases se toman en ingles.


uninter

Materias en Español
  • Español I
  • Geografía de México y el Mundo
  • Artes I
  • Asignatura Estatal
  • Certificación Microsoft I
  • Orientación y Tutoría I
Materias en Inglés
  • Matemáticas I
  • Ciencias I (Énfasis en Biología)
  • Geografía de México y el Mundo
  • Literatura I

Pensamiento Crítico
Segunda Lengua Extranjera I (Chino Mandarín)
Materias en Español
  • Español II
  • Formación Cívica y Ética I
  • Artes II
  • Asignatura Estatal
  • Certificación Microsoft II
  • Educación Física II
  • Orientación y Tutoría II
Materias en Inglés
  • Matemáticas II
  • Ciencias II (Énfasis en Física)
  • Geografía de México y el Mundo
  • Literatura II

Procesos Cognitivos
Segunda Lengua Extranjera II (Chino Mandarín)
Materias en Español
  • Español III
  • Formación Cívica y Ética II
  • Ciencias II (Énfasis en Química)
  • Artes III
  • Educación Física III
  • Certificación Microsoft III
  • Orientación y Tutoría III
Materias en Inglés
  • Matemáticas III
  • World History II
  • PET Certification

Transferencia del Pensamiento
Segunda Lengua Extranjera III (Chino Mandarín)

LA INTERCULTURALIDAD, tiene tres principios: El principio de ciudadanía Derecho a la diferencia, o ciudadanía diferenciada, el cual propone el respeto a la identidad y derechos de los pueblos. Unidad en la diversidad, la cual contempla que es posible construir sociedades articuladas a través de proyectos comunes de unidad nacional, sin tener por ello que sacrificar las identidades particulares de los pueblos que la conforman, por lo que ésta unidad se caracterizaría básicamente por ser no impuesta sino construida por todos y asumida voluntariamente.

Las políticas multiculturales son necesarias para superar las limitaciones de la democracia y el crecimiento económico. Estas son necesarias para reconocer las diferencias, defender la libertad y diversidad cultural que permita a todos comunicarse en su propio idioma, practicar su religión y participar en la formación de su cultura ...

La educación multicultural nace de una reflexión sobre la presencia en las escuelas occidentales de minorías que, además de necesitar un trato adecuado por la «distancia» entre su cultura y la cultura presentada y representada por la escuela occidental, necesitan una atención especial ante el fracaso continuado cuando acceden a esta última. Se diseñan entonces programas que tratan de mejorar la situación de estos colectivos en las escuelas y que, en algunos casos, promuevan un respeto hacia su cultura de origen y una integración en la cultura de «acogida» (o al menos eso es lo que idealmente se pretende). Ésta es la idea genérica sobre la aparición de la educación multicultural, aunque hoy existen diferentes formas de entender qué es una educación multicultural. En este trabajo presentaremos justamente las diferentes maneras de entender la educación multicultural desde la perspectiva de una disciplina como la antropología de la educación (subdisciplina del tronco general de la antropología social y cultural). El análisis de las diferentes maneras de entender la educación multicultural se realizará a partir del concepto de cultura: el concepto nuclear de la antropología social y cultural. Sostenemos que detrás de cada modelo de educación multicultural se encuentra una concepción de la cultura. No puede ser de otra manera. El hecho de que en muchos casos tal concepto no sea explícito nos obliga a «denunciarlo» y a reflexionar sobre la necesidad de tal conceptualización. A partir de ellos construiremos, desde la antropología social y cultural, una versión del concepto de cultura y expondremos, desde tales premisas, lo que nosotros entendemos por educación multicultural.

En conclusión, una persona bilingüe, quien domina completamente dos idiomas, tiene muchas más ventajas que las que no lo son. Para los bilingües es más fácil: aprender un nuevo idioma, conseguir becas para la universidad, conseguir empleo en cualquier país, comunicarse con personas de otras culturas de manera personal o usando la tecnología como el Internet, también tienen la oportunidad de ayudar a mejorar la sociedad de hoy.

Lo que se pretende desde este primer modelo es igualar las oportunidades educativas para alumnos culturalmente diferentes. Tal posición surgió ante el fracaso académico continuado de los alumnos pertenecientes a los grupos minoritarios, y también como rechazo de la hipótesis del déficit genético y cultural como causa de dicho fracaso. Los supuestos claves que subyacen en este primer enfoque son: 1) los niños culturalmente diferentes a la mayoría experimentarán desventajas de aprendizaje en escuelas sometidas por los valores dominantes; 2) para remediar esta situación, creada por los programas de educación multicultural, se debe aumentar la compatibilidad escuela/hogar; y 3) mediante los programas que promueve este enfoque se aumentará el éxito académico de los alumnos. La educación multicultural, que desde esta perspectiva evita los supuestos de esos programas de compensatoria que niegan las diferencias culturales, asume una patología del ambiente familiar e intenta cambiar a los niños, su lengua e, incluso, las pautas de sus padres sobre la crianza.

El diseño de programas para educar al excepcional o al culturalmente diferente, como los denominan Sleeter y Grant (1988), está basado en la teoría del capital humano, según la cual la educación es una forma de inversión en la que el individuo adquiere destrezas y conocimientos que pueden convertirse en ingresos -en el sentido económico- cuando son usados para obtener un empleo. En la medida en que los individuos desarrollen su capital humano a través de la educación, hallarán unas mejores condiciones de vida y mejor será la economía y la sociedad en general. Así pues, a nivel teórico, la pobreza y la discriminación provienen, en gran parte, del hecho de que los grupos marginados no poseen, por lo común, las mismas oportunidades para adquirir el conocimiento y las destrezas necesarios. Rechazadas las teorías que defendían la deficiencia fisiológica, mental o lingüística de estos colectivos, surgieron otras que sustituyeron el término «deficiencia» por el de «diferencia», basadas en la idea de una multiplicidad de modelos de desarrollo psicológico, de aprendizaje y/o de estilo comunicativo. Dado que estos modelos son inconmensurables y sólo se entienden a la luz del contexto cultural del que dependen, el objetivo de la educación será lograr la compatibilidad entre la dinámica del aula y la dinámica cultural de origen de los grupos de individuos «diferentes» al grupo cultural dominante/mayoritario que sirve como referencia en la escuela.